SOCIEDAD


LA LEY DEL TALIÓN
JOSÉ LUIS MUÑOZ en SUB-URBANO MIAMI

 
Una de las pocas cosas de las que puedo vanagloriarme a través de mi larga vida periodística es la de haber colaborado, con mis escritos en prensa y revistas, a que un condenado español en el corredor de la muerte de Estados Unidos, Joaquín José Martínez, saliera libre. Mi pequeño grano de arena se sumó al de muchos otros y formó playa.
El juicio contra Joaquín José Martínez estuvo plagado de irregularidades y su abogado de oficio era infame, no presentó pruebas a su favor y dormitaba en medio de las sesiones. Martínez, de madre ecuatoriana y padre español, residente en Florida, fue condenado por la muerte de una pareja de narcotraficantes con un solo testimonio en su contra, la de su despechada esposa que dijo haber escuchado en una conversación telefónica que su marido había cometido ese crimen. Joaquín José Martínez tuvo la suerte de tener unos padres tenaces, que removieron cielo y tierra para salvar la vida de su hijo  — por desgracia el padre murió atropellado poco después de conseguir tener a Joaquín José a su lado   y el apoyo de una serie de personas, entre otras un grupo de diputados del parlamento español que se desplazó a la cárcel de Tampa, que consiguieron forzar la celebración de un nuevo juicio que lo exculpó de todos los cargos.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Hello There. I discovered your weblog the use of msn. This is a really well written article.
I will be sure to bookmark it and come back to read
extra of your helpful info. Thank you for the post. I will definitely return.



Feel free to surf to my weblog :: vakantiehuisjes frankrijk ()