EL APUNTE

CUBA EN EL CORAZÓN
En el año 2001, antes de la debacle de las Torres Gemelas, visité Cuba. La excusa era captar los paisajes caribeños para la novela histórica que estaba escribiendo en aquellos momentos, LA PÉRDIDA DEL PARAÍSO, sobre la llegada de los españoles a América. Pronto me olvidé del motivo de mi viaje. Cuba entró por el oído, la vista, el olfato y el paladar. Cuba, y sobre todo la hermosa La Habana, era tierra incontaminada en donde el género humano aparecía recubierto por una extraña bondad. Así deberían de ser los hombres, me dije. Y las mujeres. Entre mojitos, daiquiris, puestas de sol en el Malecón, cenas en palacios desconchados, música y cientos de fotos - algunas de las cuales ilustran este blog - discurrieron mis días. Tratando con los cubanos, tremendos conversadores, maestros de la oralidad, me dí cuenta enseguida de que el cordón umbilical que unía la madre con el hijo no se había roto ni se iba a romper nunca. Emborrachado de aquella luz del Caribe, del son cubano, del aroma del ron, regresé a mi país grisáceo. Tuve la suerte, al año siguiente, en la Semana Negra gijonesa, de conocer a tres grandes amigos cubanos y maravillosos escritores: Justo Vasco, Amir Valle y Lorenzo Lunar. El primero marchó de viaje antes de tiempo, su muerte fue un cruel zarpazo para todos los que lo admirábamos. Con los otros dos me carteo, me hablo y, hasta a veces, intento bailar. El fruto literario de toda esta devoción fue ÚLTIMO CASO DEL INSPECTOR RODRÍGUEZ PACHÓN, dedicada a ese trío buenos escritores, mi homenaje literario a una ciudad que es difícil no amar: La Habana.
Esta entrega del blog va dedicada a Cuba, íntegramente. El primer capítulo de la próxima novela de ese duro y magnífico escritor que es Amir Valle que muestra una Cuba que, por fortuna, no conocí. Dos relatos del musical escritor Lorenzo Lunar, cuya prosa se ha de leer bailando. Un capítulo de mi novela ÚLTIMO CASO DEL INSPECTOR RODRÍGUEZ PACHÓN. Dos reportajes de viajes sobre Cuba que publiqué en la revista DT. Y dos billetes sobre la isla que salieron en El Periódico hace unos años. Una muestra de ese cariño mutuo entre la isla y la metrópoli que siempre existió. El hijo quiere a la madre, pero la madre está enamorada del hijo.

Comentarios

el inquilino comunista ha dicho que…
es curioso , desde hace ya tiempo , compartimos el nombre de nuestro blog

un saludo