EL CUADRO

EL DESNUDO ROJO DE MODIGLIANI

Mi fascinación por Amadeo Modigliani viene de lejos. Hay pocos pintores que se hayan atrevido a pintar de forma tan desinhibida el cuerpo femenino y captado con precisión su belleza. El artista livornés no hizo, prácticamente, otra cosa en su vida que eso: pintar desnudos femeninos. Y los abordó siempre con una maestría extraordinaria, con un dominio de la forma y el color.Entre sus desnudos, DESNUDO ROJO es, sin duda, mi favorito, por su erotismo descarado. A la belleza de la modelo, seguramente una de sus amantes, porque es difícil imaginar un rostro más bello que el de esta muchacha de largo y fuerte cuello, anchos labios, ojos rasgados, delicados pechos, estrecha cintura, pronunciadas caderas y exuberantes muslos, hay que añadir su postura, ciertamente placentera, de permanecer echada sobre ese fondo rojo, que da nombre al cuadro, con los brazos abiertos, una posición oferente y seductora, de abandono, antes o después del acto amoroso. Modigliani, a través de su pintura, supo conjugar el trazo renacentista de Botticelli con la influencia de Gustav Klimt y Cezanne.
El cuadro estuvo marcado por la polémica, como su autor. En diciembre de 1917 se organizó una muestra en la galería de Berthe Weill en la Rue Taitbout, con lienzos de Matisse, Picasso, Dufy, Utrillo. Derain y Modigliani, pero fueron los desnudos de este último los que suscitaron un escándalo mayúsculo que llevó al comisario de policía del barrio a intervenir amenazando con secuestrar los cuadros si no eran retirados de inmediato: la presencia del vello púbico, al parecer, resultaba intolerable para la época. La vida del propio Modigliani fue también escandalosa y estuvo presidida por el drama personal y la insatisfacción permanente. Como a buena parte de los artistas, el reconocimiento le llegó tarde, cuando ya no podía disfrutar de él.
DESNUDO ROJO, y otros 130 cuadros de este maravilloso pintor que supo captar como nadie la sensualidad que irradia un cuerpo femenino, recalará en febrero en el Museo Thyssen de Madrid. Una cita que no voy a perderme, y más si el AVE funciona por entonces. Ante ese cuadro mítico, que presidió uno de mis primeros pisos de soltería y se mantuvo, cuando matrimonié, en el dormitorio hasta perderse en alguna de mis mudanzas, pienso pasarme horas, emborrachado por ese rojo sobre el que reposa el cuerpo áureo de la sensual modelo. Y quién sabe, quizá de todo ello, de esas horas a solas con DESNUDO ROJO, salga novela, aunque me rondan desde hace tiempo otras con Gainsborough y Caravaggio como protagonistas por la cabeza. Veremos quién llama antes a la puerta.

Comentarios

CresceNet ha dicho que…
Hello. This post is likeable, and your blog is very interesting, congratulations :-). I will add in my blogroll =). If possible gives a last there on my site, it is about the CresceNet, I hope you enjoy. The address is http://www.provedorcrescenet.com . A hug.