PRESENTACIONES

LA ÚLTIMA PRESENTACIÓN
EN GRANADA
Las fotos son de José Luis Zacagnini

Tuvo un carácter muy especial la presentación que Gregorio Morales hizo de mis dos últimas novelas en Librería Picasso de Granada el pasado 27 de junio. El escritor granadino, adalid de lo cuántico, estuvo brillante y ocurrente al establecer paralelismos entre dos novelas tan dispares como Tu corazón, Idoia y Llueve sobre La Habana. ¿Tienen puntos comunes? Pues sí, y me di cuenta de ellos cuando Gregorio los enumeró. Los protagonistas son desencantados, atípicos dentro de su profesión, si ser etarra es una profesión, cultos, algo que le sorprende a Gregorio Morales, pero haylos dentro del mundo de ETA, amantes de la literatura. ¿Son Aitor y el instructor Rodríguez Pachón un alter ego del autor? se pregunta el presentador. Más paralelismos: los dos están perdidamente enamorados y los amores se frustran. ¿Recoges un gran amor de tu vida? me interroga Gregorio Morales que destaca la perfecta ambientación de las dos novelas, la violencia que late en ellas, el sexo descarnado que fluye entre sus páginas. Tomo yo la palabra para enumerar las diferencias entre las dos novelas, no sólo temáticas, sino de forma. Tu corazón, Idoia está escrita con frases cortas, lapidarias, clonando el habla de los vascos que suele ser cortante y contundente. Es una novela difícil de leer, pero también lo ha sido de escribir. Me meto en la piel de un etarra como años atrás me metí en la de un nazi. Llueve sobre La Habana es más lúdica, está llena de humor y caos, y sexo. Pretendo que la novela sepa a mojito, tenga ritmo. Confieso que me he divertido mucho con ella, que, incluso, ha habido algún capítulo, como el que hace referencia al perro ciego, en el que me he desternillado. Pero sí, ambas son, al fin y al cabo, historias de amor disfrazadas en el mundo del terrorismo y en de la frustrada revolución cubana. El comandante tiene un cameo, además de estar presente en los hogares de todos los cubanos a través de la televisión. Y hay una tal Leticia Darro a la que Gregorio Morales dice reconocer sin dudas y mira entre las asistentas, buscándola y hallándola.
Como veo encima de la mesa otra novela mía que llegó por sorpresa, Muerte por muerte, la presento, aunque no esté previsto. El hijo pequeño de este año (165 páginas) es una novela que contiene un virus dentro: el de la literatura. Profesor de literatura como protagonista y referencias a obras capitales como Crimen y castigo, Lolita o UlysesTermino despidiéndome de todos y cada uno de los asistentes. Por algo son amigos y me acuerdo de todos los nombres. Pero no les digo adiós, sino hasta luego. ¿Cuándo? No lo sé.

Comentarios

Blas Malo Poyatos ha dicho que…
Me ha encantado la entrada. Por un momento me ha parecido que no leía a Jose Luis Muñoz, sino a Ulises, el de Ítaca.

Un saludo
José Luis Muñoz ha dicho que…
Estoy entre Ulises y El holandés errante, Blas. Lástima que no vinieras a Picasso para conocerte. Ocasiones habrá.
MarianGardi ha dicho que…
Anda, ya tengo un recuerdo de tu la firma de tu novela con mi foto incluida.
Que honor, ahora mismo la cuelgo en mi facebook, faltaría más jejeje
Un abrazo