DIARIO DE UN ESCRITOR

22 de marzo de 2011

Difícil conciliar un pensamiento de izquierdas con el ataque de la coalición internacional al régimen de Gadafi. La acción contra el sátrapa llega quizá muy tarde, cuando los rebeldes estaban a punto de ser totalmente aplastados. La intervención supondrá alargar el conflicto y alterar la balanza. Con el mundo en contra la suerte de Gadafi, que tan bien se había portado últimamente con los que le bombardean, está echada. ¿Si estuve contra la guerra de Irak puedo estar a favor de ésta? No sé. Todo son preguntas para las que no tengo una respuesta clara.Pensaba, el otro día, en "La hija de Ryan" y hoy me la ha regalado el canal cinéfilo de la Sexta. Se mantiene fresca como el primer día esta hermosa historia de amor de David Lean que saca un partido maravilloso de una espectacular tempestad en la costa irlandesa. Impagables las interpretaciones de todos, Robert Mitchum y Sarah Miles, pero sobre todo de Treword Howard, en su papel de cura lidiando con el rebaño tribal de sus feligreses irlandeses, todos bastante brutos, y John Mills que recibió el oscar por su papel de disminuido psíquico. Una gozada.Fui a ver esta tarde una película muy recomendable, "Incendies", de la canadiense Denis Villeneuve. A través de una serie de cartas testamentarias los hijos de uina libanesa cristiana exiliada en Canadá descubren quién era su madre y quiénes son ellos realmente, quizá uno de los momentos que más impactan junto con la escena brutal de una carniceria a cargo de libaneses cristianos contra un autor musulmán. Una película tensa, árida, que te mantiene pegado a la pantalla. Lástima de su forzadísimo final. Yo la hubiera terminado quince minutos antes.

21 de marzo de 2011
Cinco momentos de la presentación de Marea de sangre en librería Picasso que resultaron dulcificados por la presencia de la encantadora presentadora y buena amiga Nerea Riesco. La presentación estuvo trufada con complicidades, se habló de perdedores de ficción y terminó con un acertijo dirigido a la escritora bilbaina criada en Valladolid y residente en Sevilla: ¿Cabe un elefante en un bolsillo? Contestó afirmativamente y acertó. Me saqué de la americana mi elefante de papel y se lo entregué.
Gracias, querida Inmortal.

Difícil conciliar un pensamiento de izquierdas con la intervención militar contra el régimen de Gadafi. La acción contra el sátrapa llega quizá muy tarde, cuando los rebeldes estaban a punto de ser totalmente aplastados. La intervención supondrá alargar el conflicto y alterar la balanza. Con el mundo en contra la suerte de Gadafi, que tan bien se había portado con los que ahora le bombardean, está echada. ¿Si estuve contra la guerra de Irak puedo estar a favor de ésta? No sé. Todo son preguntas para las que no tengo una respuesta clara.
18 de marzo de 2011 Al hilo del funeral de la Galaxia Gutemberg me llegan un montón de anuncios de que buena parte de mis libros se los puede descargar cualquier hijo de vecino, unas veces gratis, otras pagando. Los gratuitos, pase, ¡qué le vamos a hacer! Tampoco uno ha pretendido nunca vivir como un millonario de esto. Pero las descargas de pago pues ya me cabrean. Imagino que ésa es también una de las consecuencias del funeral de la era Gutemberg. Si los escritores ya controlábamos poco nuestros libros vendidos, a partir de ahora será mejor que nos olvidemos del tema.
Disfruto mucho leyendo DUBLINESCA, y eso que detesto el Ulises de Joyce. Cada párrafo de la novela reflexiva, o el ensayo novelado, de Enrique Vila-Matas destila, a partes iguales, inteligencia y erudición. La novela es un canto fúnebre a la era Gutemberg y por ella pulula un editor al viejo estilo con los rasgos de Herralde con quien rompe Vila-Matas precisamente con este libro publicado por Seix Barral. Toda la novela está infectada con el virus de lo literario. Y hay una nostalgia por el libro de papel, los escritores tradicionales y los editores en busca de talento. ¿Ya somos el pasado? parece preguntarse el escritor barcelonés con lucidez.
17 de marzo de 2011 La inoperancia de la ONU para solventar los conflictos y evitar derramamientos de sangre es proverbial. No se enteró del genocidio de Ruanda, quedó paralizada en la guerra de los Balcanes, no impidió la invasión de Irak...y así hasta el infinito. Mientras discuten sobre una zona de exclusión aérea en Libia el hijo del dictador Gaddafi se ríe con ganas. Cuando se pongan de acuerdo, que quizá no se pongan, ya no habrá oposición que defender.
16 de marzo de 2011 No soy muy aficionado al cine de animación, pero ayer hice una excepción y fui a ver CHICO Y RITA de Fernando Trueba y Javier Mariscal. Crear personajes tiernos y humanos mediante dibujos, recrear ambientes cubanos y neoyorquinos, enganchar con una historia clásica y romántica es lo que hace ese tandem endemoniadamente bien. Una película gozosa con buenos momentos, con persecuciones de coches, escenas de amor apasionadas, sensualidad latina, buena música y planos muy cinematográficos. Me enamoré de Rita Labelle, exquisito dibujo de Mariscal, todo curvas y piel sedosa.
Una de las secuencias que, siendo niño, más me impactó pertenece a una película de dibujos animados de Walt Disney, de sus primeras: "Fantasía". Uno de sus espisodios traducía en terroríficos dibujos la erupción de un volcán, el Monte Pelado, que arrasaba una ciudad mientras sus habitantes dormían. Disney escenificaba una venganza del Diablo. Me viene este recuerdo infantil a la cabeza con las imágenes de destrucción en Japón, con esos enormes barcos varados en las calles, esos otros en los tejados de las casas, las casas incendiadas flotando en un magma oscuro de agua letal que todo lo engulle y ese muro de agua avanzando de forma inexorable.
Por vencer el insomnio a veces tengo extrañas ocurrencias. Localizar, por ejemplo, a mis siete compañeros, siete, sí, del Preuniversitario de Letras del Instituto Milá i Fontanals de Barcelona. No me acuerdo de lo que hice ayer pero si recuerdo los nombres y dos apellidos de los siete. Hace tantos años que no los veo, cuarenta, que posiblemente, por estadística, haya alguno que sea imposible ya de localizar. Mi búsqueda da un solo fruto positivo y curiosamente lo ubica en Granada, con lo que hay alguna posibilidad que me encuentre por la calle, aunque no me reconocería, al director de la Orquesta Ciudad de Granada. La experiencia aconseja desconfiar de un policía. Cuando menos se piensa se ponen al lado de la ley. (La jungla de asfalto, de John Huston) Ahora por el canal cinéfilo de la Sexta, una excepción televisiva.
13 de marzo de 2011 La naturaleza enfurecida dibuja paisajes surreales. Un coche encima del tejado de una casa. Un barco mercante en medio de una calle. El tsunami de Japón nos ofrece imágenes espectaculares que dejan pequeño cualquier efecto especial de cine. Para efectos especiales los de la naturaleza enfurecida. Lo miro una y otra vez y no lo creo.
12 de marzo de 2011
Leo que Paco Ignacio Taibo II ha sido abducido por Emilio Salgari y ha publicado en Planeta una nueva entrega de Sandokán. No se sabe si esa nueva aventura del pirata malayo, que ya debe de andar con muletas, la ha escrito el escritor mexicano o Salgari desde su tumba, dictándosela. La capacidad que PITII tiene para todo me sobrecoge. El es el único escritor capaz de desembarcar en Miami y decir a su publico que acaba de salir de La Habana sin que le corran a golpes por la sala sino que le aplaudan. Yo creo que su eterna juventud se la debe a eso, a ese no parar un instante, y a la coca cola y el cigarrillo que siempre le acompaña allá adonde vaya.
11 de marzo de 2011
La mentira continuada y mantenida finalmente tiene sus frutos. A día de hoy un medio de comunicación, que todos conocemos, sigue manteniendo la teoría de la conspiración en el 11M en donde mete con calzador una oscura trama en la que se mezclan etarras, agentes marroquíes, socialistas, policías, jueces y quizá yo o usted. De nada parece haber servido un juicio, la investigación de un buen montón de policías, las declaraciones de un ministro afín rendido a la evidencia o del propio Mariano Rajoy. Ellos erre que erre. Una actitud así, digo yo, debería conducirles a que nadie comprara su periódico, por ejemplo. Pues no.
A día de hoy me sigue produciendo vómito la actitud del PP y del diario El Mundo con respecto al 11M. Es alucinante esa obcecación con respecto al mayor atentado de la historia de España que se produjo, no olvidemos, gobernando el PP. Es de locos ese maldito partidismo entre las propias víctimas del atentado, escindidas en la maldita división de las dos Españas. ¡Joder! ¡Qué asco!
10 de marzo de 2011
De cuando en cuando, con curiosidad antropológica, husmeo en lugares extraños. Por ejemplo, en Intereconomia, ¡qué vaya nombre más aséptico se ha buscado la cadena! Compruebo que, entre los tertulianos, hay un goteo incesante de personalidades que estaban en la izquierda y ahora se reclaman de derechas. Ministras de Felipe González prestan su cara a sus programas de debate que cargan contra el gobierno. O gente como Pablo Castellanos, del que nada sabía, y me encuentro en tan comedida cadena televisiva. Este señor es el hombre más rico del mundo. De los conocidos, porque debe de haber miles de fortunas ocultas en paraísos fiscales. Es mexicano y se llama Carlos Slim. Ya sabemos lo que Balzac diría de él. Este señor ha salido hoy en un telediario y la comentarista ingenua del mismo se preguntaba cómo es posible ese incremento de ricos, exponencial, en tiempos de crisis. Precisamente por eso. Porque son los que han provocado la crisis y nos han vaciado los bolsillos. Dentro de poco Editorial Acantilado publicará "Historia de un estado clandestino" de Jan Karski. Este judío polaco, que murió en el 2000, estuvo clamando ante los gobiernos británico y estadounidense para que detuvieran, como fuera, el genocidio nazi. Hubo otras prioridades. Sus gritos cayeron en el vacío. Los campos de exterminio no formaban parte de la estrategia bélica. Su rápida liberación podría haber salvado miles de vidas. ¿Y qué? En los crímenes hay culpables por acción, y otros por omisión.

Comentarios