EL LIBRO

MENTIRAS CAPITALES
Empar Fernández
Alianza Editorial, 2010
297 páginas
La trayectoria literaria de Empar Fernández nos permite descubrir a una autora sumamente versátil. Por una parte, es la autora de una serie de novelas como Para que nunca amanezca, Hijos de la derrota y El loco de las muñecas, finalista del premio Fernando Quiñones, de corte social; por otro, en compañía de Judit Pujadó aborda la sátira con títulos como Planeta ESO, 30,40, la edat amarganta, en catalán; y con Pablo Bonell Goytisolo escribe las novelas negras protagonizadas por el inspector Escalona como Las cosas de la muerte, Mala sangre y Un mal día para morir.Mentiras capitales pertenece a ese primer grupo, a las obras en solitario que salen de la cabeza de esta escritora barcelonesa, y está ambientada en la posguerra, ese largo período agónico en el que España malvivía con una total falta de libertades, la moral de derrota y penurias económicas. Y de todo eso va el argumento de esta novela dura y triste.En el San Marcos, un navío que traslada emigrantes con rumbo a Veracruz, México, coinciden Julián, un médico que no pudo terminar la carrera por el conflicto civil, pero ejerce como tal a bordo, y Eulalia que va al encuentro de su marido exiliado llevando en el vientre el hijo de otro. En ese barco mísero, insalubre, gobernando por un capitán despótico, paradigma de esa España que desaparece de su vista tragada por el mar, las vidas de Julián y Eulalia se cruzan porque comparten un mismo sentimiento de derrota.Mentiras capitales, que se cierra luego con un epílogo cincuenta años atrás, es una novela extraordinariamente bien escrita y ambientada, coral, que narra esa dolorosa huida hacia la incertidumbre de sus dos protagonistas; uno temeroso de que en algún momento se descubra que no tiene licencia para ejercer la medicina; otra culpable de llevar en su vientre un hijo ilegítimo y obligada por su padre, ante el presunto deshonor familiar, a emprender ese largo viaje sin retorno. Con una prosa cuidada y elegante, que sigue el ritmo de las olas al estrellarse contra ese viejo barco que surca aguas del océano, Empar Fernández nos ofrece una historia triste y bien hilvanada que nos traslada a uno de los momentos más trágicos de esa posguerra cuyos protagonistas ni siquiera gozaron del heroísmo de los guerreros derrotados. Víctimas. Víctimas de todo y obligados a dejar atrás todo lo que conocieron.Empar Fernández escribe una novela emotiva, pero sin sensiblerías, y dota a los personajes de su historia de un halo profundamente humano que los convierte en seres entrañables. Una buena lectura al margen de modas.
JOSÉ LUIS MUÑOZ

Comentarios

JOAQUIN DOLDAN ha dicho que…
se buscará y será leída