LA PELÍCULA

YO SOY EL AMOR
Luca Guagnino

Desafiando a la habitual decadencia que invade el cine italiano desde la desaparición de sus grandes maestros ─Antonioni, Fellini, Pasolini ─ y el apartamiento del cine, por motivos de salud, de gran Bernardo Bertolucci, y avalada por los festivales de Sundance y Toronto, nos llega esta curiosa cinta de Luca Guagnino (Melissa P.) que parte de una idea original de la actriz británica Tilda Swinton (Michael Clayton, Quemar después de leer) que se reserva el protagonismo del film, además de la producción, y con la que el director italiano, previamente, había realizado un documental sobre el mundo de los sentimientos: Tilda Swinton: The Love Factory, un original proyecto en el que la actriz hablaba libremente del amor.
Los Recchi, familia de la alta burguesía industrial milanesa, celebran la Navidad con una reunión en la que el patriarca de la dinastía (un recuperado, para el cine, Gabrielle Ferzetti que tantas veces hizo de mafioso en las películas de Elio Petri) designa como heredero a su nieto, saltándose a su hijo Tancredi Recchi. Emma (Tilda Swinton), su esposa de origen ruso, es mudo testigo de ese peculiar traspaso de poderes a su hijo Antonio. Un amigo de éste, (Edoardo Gabbriellini), cocinero creativo y amante de las plantas, fijará su atención y con él vivirá una apasionada historia de amor que hace tambalear todos sus rígidos principios y sacrificar su estatus social y económico a cambio de una pasión amorosa que la hace vivir y romper con todas sus ataduras, incluida la de sus hijos.
Con una puesta en escena operística, subrayada por la potencia de su banda sonora, Guagnino estructura este drama de amor romántico en el que la actriz británica brilla en un papel escrito a su medida y rompe, con pasión, su apariencia de mujer fría y hierática que de ella teníamos por anteriores interpretaciones. Hay un retrato obsesivo de los rituales de esa burguesía milanesa, fría y amanerada, que visualiza muy certeramente el realizador a lo largo de los suculentos banquetes o las reuniones, los personajes secundarios están perfectamente caracterizados y, además de Ferzetti encontramos a figuras como Alba Rohrwacher, Marisa Berenson, Flavio Parenti y Pippo Delbono.
Lástima que la exquisitez de la puesta en escena, sus encuadres milimétricos y, en ocasiones, algo forzados, pero que sirven para describir perfectamente ese ambiente rígido y conservador que recrea Guagnino, no se corresponda con una fotografía de altura.
José Luis Muñoz

Comentarios

Eva Tatiana ha dicho que…
Jose Luis,

Amo el cine italiano, tanto el clásico como el contemporáneo. Directores como Nanni Moretti, Sergio Castellito (que en "Non ti muovere", junto a Penélope Cruz, me hizo estremecer como pocas otras películas)o el turco - le incluyo entre los italianos porque siempre trabaja como uno de ellos y con actores italianos- Ferzan Özpetek (maravillosa "Le fate ignoranti" y desgarradora "Saturno contro") son alimento de mi alma.

Esta película de la cual haces una reseña fantástica ya me está pidiendo a gritos que la busque para disfrutarla...Dime dónde puedo verla. Y mil gracias.
José Luis Muñoz ha dicho que…
Pues creo, Eva Tatiana, que la puedes encontrar de estreno quizá en Málaga. Es una película excelente, muy italiana. Ya veo que eres una gran aficionada al cine, lo que me alegra.
Gracias por tus comentarios tan instructivos.
Me perdí la pelicula de Castellito pero espero recuperarla en DVD