EL APUNTE

CATALUNYA
Magnífico invento el de TVE1 “Tengo una pregunta para usted” conducido por el catalán Lorenzo Milá. Buena oportunidad para ver cómo respira el país. Le tocó el turno a los catalanes – con excepción de Gaspar Llamazares – después de haber pasado el presidente del gobierno y el líder de la oposición. Con Durán Lleida hubo alguna escaramuza, pero tiraron a matar contra Carod Rovira y él ya iba preparado. Dos intervenciones de dos señoras, una de Valladolid, sirvieron para constatar la visión esperpéntica que se tiene desde el centro hacia la periferia. Nada nuevo. A los catalanes, no se sabe muy bien por qué, no se nos quiere. Prefieren pronunciar, y lo hacen con una corrección encomiable, Schwarzenegger y se resisten a un sencillo Josep Lluis.
Yo me llamo José Luis y mi distancia política es abismal con respecto a la de Carod Rovira que, según las encuestas, es el personaje público más detestado de España. Soy catalán nacido en Salamanca, de padre madrileño, madre extremeña y ancestros toledanos con una hermana estadounidense y un hermano radicado en Madrid. Contra la opinión muy extendida por determinados medios de comunicación, que envenenan el ambiente con su sarta de mentiras y falsedades, nunca tuve un problema lingüístico en mi país. Soy castellanohablante, escribo en castellano, como lo hace un nutrido grupo de escritores catalanes que no tienen ningún problema en seguir haciéndolo. No hay tierra más acogedora que Catalunya en donde se celebra todos los años una popular feria de Abril, han nacido y actúan algunos cantantes flamencos universales, como Manuel Poveda, triunfan los hermanos Muñoz de Cornellá, más conocidos por Estopa, nos jactamos de haber tenido a Carmen Amaya, una de las mejores bailaoras, y podemos jactarnos de tener un president de la Generalitat cordobés.
La catalanofobia arranca del franquismo – “Usted me habla en cristiano”, solía ser una frase recurrente dirigida a quien se expresaba en catalán – y se incrementó con el gobierno de Aznar a pesar de que hablaba el maldito idioma en el intimidad. La catalanofobia acoge a derechas e izquierdas en su seno, es interclasista e intergeneracional. No se entiende desde fuera, sobre todo por el que no nos conoce y habla de oídas y nos aplica un maldito y sobado cliché, que la sociedad catalana es una de las más abiertas de España, que tenemos el privilegio de entendernos a la perfección con dos idiomas que, en absoluto, están en conflicto, y que el catalán es una riqueza cultural más del patrimonio lingüístico de España como lo pueda ser el gallego, el euskera o el bable. Y es curioso, desde mi punto de vista inexplicable, que se orquesten virulentas campañas contra el consumo del cava catalán – se lo pierden los que las sigan – y no contra, pongamos un ejemplo, el txacoli vasco. ¿Será porque Catalunya siempre ha defendido pacíficamente sus ideas?
*************************************************************
Comentarios y respuestas
Comentario
Raposo dijo...
Tiene narices confundir a la pregunta de una señora con lo que piensa toda España. Y madrileñofobia? No existe eso en Cataluña? Que se lo digan a Figo.
Respuesta
De acuerdo que es un error extrapolar lo que dice una señora de Valladolid y elevarlo a la categoría de universal, como lo pueda ser identificar a Carod Rovira con Catalunya - por cierto, su intervención, desde el punto de vista político, fue detestable: un político debe practicar pedagogía en los debates, no entrar al trapo -, pero, sin embargo, responde a una cierta visión distorsionada que se tiene de Catalunya. La cuestión del fútbol es más envenenada, cierto, pero por los dos extremos y porque interesa que exista esa rivalidad que yo creo que es una estupidez. A fin de cuentas siempre estamos en las mismas, que el pais marcha bien, que la convivencia es modélica y que a algunos medios les interesa aventar fantasmas de futuras hecatombes. Y los que son madrileñofóbicos en Catalunya pues son seguramente los que no conocen Madrid o la conocen muy poco.
Comentario
Vamosanda dijo...
Interpelantes casposos que parecen puestos por el enemigo al margen, no se sostiene el victimismo de radicales como Carod.Ni el buenismo en la inopia -con perdón- de artículos como éste. En Cataluña hay dos idiomas, pero el poder no siente a uno de ellos como suyo y busca desterrarlo. Sólo hay que ver cómo se trata al castellano y a ESpaña en los medios públicos de allí, y cómo salen los alumnos, con clase de castellano marginal, sin saber hablarlo muchos de ellos, universitarios pretendidamente cultos.Parece mentira que el señor Muñoz como escritor en castellano diga lo que dice. Mire la feria de Frankfurt este año o el pasado, la discriminación de los talibanes estos boicoteando todo lo español. Luego pedirán respeto y no boicots, pero se reservan el derecho de fomentarlos ellos con fondos públicos a lo que no esté rotulado en el idioma que ellos digan, de eso no hablan, ¿verdad?Está claro que si nos negamos a ver la realidad podemos conseguirlo. Ir de víctimas puede ser rentable, pero no cuela siempre.
Respuesta
En Catalunya el castellano ni mucho menos está discriminado, ni perseguido, aunque hay,claro está, casos lamentables como los de la escritora Cristina Peri Rossi que fue despedida de una emisora de radio por no hablar en catalán, aunque fue readmitida a continuación. El bilingüismo es un hecho incuestionable porque la población es bilingüe y la mitad de los catalanes son de procedencia andaluza, extremeña, castellana o gallega. Cuando un catalanohablante se dirige a un castellanohablante siempre lo hace en castellano, y si no lo hace porque cree que es catalán su interlocutor, cambia automáticamente de idioma cuando detecta el más mínimo gesto de incomprensión. Se habla más gallego en Galicia que catalán en Catalunya, y no hay ningún problema. Totalmente de acuerdo en que se debe enseñar más castellano en las escuelas, deben de haber más horas lectivas. La prensa de Catalunya, salvo dos diarios, está totalmente escrita en castellano. Y a la Feria de Frankfurt es lógico que vayan escritores en lengua catalana, aunque eso suponga que a los escritores que escriban en castellano no los convoquen, porque la literatura catalana va como invitada este año y no tendrá más oportunidad de mostrarse en ese escaparate universal. Nadie niega, salvo los ignorantes, el poder literario del castellano, que es una lengua con una salud envidiable y un ámbito global, cosa que no sucede con el catalán, que es minoritario y está circunscrito a un territorio muy reducido. Con lo del rotulado, completamente de acuerdo: que cada uno rotule en el idioma que le venga en gana.
21 de octubre de 2007 10:28

Comentarios

Raposo ha dicho que…
Tiene narices confundir a la pregunta de una señora con lo que piensa toda España. Y madrileñofobia? No existe eso en Cataluña? Que se lo digan a Figo.
Vamosanda ha dicho que…
Interpelantes casposos que parecen puestos por el enemigo al margen, no se sostiene el victimismo de radicales como Carod.
Ni el buenismo en la inopia -con perdón- de artículos como éste. En Cataluña hay dos idiomas, pero el poder no siente a uno de ellos como suyo y busca desterrarlo. Sólo hay que ver cómo se trata al castellano y a ESpaña en los medios públicos de allí, y cómo salen los alumnos, con clase de castellano marginal, sin saber hablarlo muchos de ellos, universitarios pretendidamente cultos.
Parece mentira que el señor Muñoz como escritor en castellano diga lo que dice. Mire la feria de Frankfurt este año o el pasado, la discriminación de los talibanes estos boicoteando todo lo español. Luego pedirán respeto y no boicots, pero se reservan el derecho de fomentarlos ellos con fondos públicos a lo que no esté rotulado en el idioma que ellos digan, de eso no hablan, ¿verdad?
Está claro que si nos negamos a ver la realidad podemos conseguirlo. Ir de víctimas puede ser rentable, pero no cuela siempre.