LA ENTREVISTA

ENTREVISTA CONCEDIDA POR
JOSÉ LUIS MUÑOZ A RADIO NOU
Aquí estamos de nuevo, buscando fuertes emociones y lo que es la actualidad alrededor de algún que otro libro. A través de los libros podemos encontrarnos con historias y figuras que están cerca de nosotros. Es el caso del libro de José Luis Muñoz LA CARAQUEÑA DEL MANI, la historia de un exiliado de ETA en Caracas y de las situaciones que tiene que vivir por su pertenencia a la banda terrorista. José Luis Muñoz, buenas noches.
Buenas noches.
José Luis, qué placer poder encontrarlo y poder compartir con usted esa pasión que pone en crear cualquier historia, porque casi casi se puede tocar lo que escribe.
Bueno, es ficción la historia de LA CARAQUEÑA DEL MANI, pero es una historia perfectamente posible, sobre todo teniendo en cuenta que en América latina hay una serie de elementos de la banda terrorista ETA que están en una especie de exilio caribeño y que están pendientes de que la organización les dé la orden de que vuelvan a la lucha armada. Eso es algo, precisamente, que está pasando ahora. Hace unos meses leí en los diarios que la banda terrorista ETA sufría una crisis de militancia y estaba llamando a los miembros veteranos exiliados en Hispanoamerica para que retornaran de su exilio y volvieran a empuñar las armas y volvieran al País Vasco.
Parece que José Luis Muñoz cada historia la sitúa en un lugar determinado, y que tiene una debiliad por ciertos paises para situar en ellos sus historias y a sus personajes.
Sí, cierto. Lo que sucede tiene una explicación muy personal. El porqué de mis localizaciones es que me gusta mucho viajar y yo, normalmente, cuando viajo, tengo los ojos muy abiertos para captar todo lo que me rodea. Mis últimas novelas negras, efectivamete, no están ambietadas en España. "Lluvia de níquel" está ambientada en Las Vegas, "Último caso del inspector Rodríguez Pachón" está ambientada en La Habana y "La caraqueña del Maní" está ambientada en Caracas. La razón por la que "La caraqueña del Maní" está ambientada en Caracas es muy simple. En el año 2004 yo gané en Venezuela un premio literario, un premio de novela erótica, que se llama Letra Erecta, y entonces la editorial, que era Alfadil, para la promocion del libro, me invitó a estar diez días en la capital concediendo entrevistas en television, prensa, radios y otros medios de comunicación. Como disponía de bastante tiempo libre, y me alojaba en un hotel muy bonito, con unas espectaculares vistas al Monte Ávila, comencé a sentirme fascinado por la ciudad de Caracas, que es una urbe un poco extraña, porque es una ciudad aparentemente rica, como los modelos de ciudades norteamericanas que imita, con rascacielos, pero si escarbas todo está casi podrido, invadido por la selva. Y entonces, durante esos días que estuve en la capital de Venezuela, se me ocurrió escribir una novela que sucediera en la ciudad, porque era un escenario muy conveniente para ambientar una novela negra. Fue así como surgió LA CARAQUEÑA DEL MANÍ.
LA CARAQUEÑA DEL MANI es una novela que entronca con la realidad pero en la que usted plantea una serie de interrogantes al lector. Usted sitúa a ese personaje, allí, en Caracas, en donde él intenta rehacer su vida pero después es reclamado por sus compañeros del interior.
Es un conflicto que se puede producir cuando los exiliados son reclamados para que retomen su vida anterior. Pues yo creo que sí, porque claro, para el que ya está allí, cuando sale del País Vasco, y lleva fuera una serie de años, como es el caso de Macario, el protagonista de mi novela, pues ya pesa una cierta distancia, y se ve eso de la lucha armada con un cierto escepticismo. Y aparte, lo que es muy importante, y en la novela lo resalto mucho a lo largo de ella, es que Macario es un etarra con una actividad muy violenta en la Península y en el Pais Vasco y, en un momento determinado, un atentado muy sangriento le golpea muchísimo, le hiere en la conciencia. Ese atentado le envuelve en un sentimiento de culpa, le angustia, y no le deja vivir, y entonces claro, cuando llegan sus colegas para reclamarlo, él, evidentemente, se rebota.
Y se rebota no solo contra los etarras sino contra la propia organización y es perseguido por una serie de fuerzas policiales de diversos paises.
Sí, en efecto. La novela es una novela de mucha tensión, de intriga, es un trhiller, y en un momento determinado Macario se sitúa fuera de la ley en el país de acogida y es perseguido no solamente por los etarras sino también por la policía venezolana, los servicios secretos españoles, y también por los delincuentes de los cerros, que es otra de las vertientes de la novela, que habla de la delincuencia de los cerros que rodean la capital venezolana.
Una delincuencia y unos personajes ante los que uno se plantea una serie de cuestiones. Porque también la vida de Macario empieza a tambalearse cuando se enamora de LA CARAQUEÑA DEL MANI, de modo que, a partir de ese momento, él no puede controlar los acontecimientos, todo se convierte en una vorágine.
Cierto. Es un matiz que quiero introducir en la novela, la relación entre el sexo y la muerte, que las cosas le empiezan a ir muy mal a Macario cuando, más o menos, se enamora de una chica mulata que ve bailando en una sala de fiestas, que es El Maní, que es una sala que es una maravilla, en Caracas, adonde va a bailar casi toda la poblacion negra de la ciudad, y precisamente Macario entra en esa sala de fiestas y queda prendado de una chica, LA CARAQUEÑA DEL MANI, que da titulo a la novela.
Una novela que es muy gráfica, cinematográfica, porque realmente uno, cuando la lee, se ve dentro de esa sala de fiestas.
Sí, sí,claro. Pero es que realmente, mis novelas son muy cinematográficas. Casi todas mis novelas son muy sensoriales. Quiero que cuando el lector las lea sienta calor pegajoso, humedad; el sexo está precisamente descrito, porque lo que yo quiero, a través de mis novelas, es trasladar al lector al universo que yo he creado.
Un universo en el que, de vez en cuando, hay alguna que otra reflexión de índole política y moral, porque cuando Macario se niega a seguir los requerimientos de ETA de que vuelva a la lucha armada se produce una reflexión sobre la actuación pasada de ese personaje, se cuestiona la lucha armada y su actuación anterior. ¿Existe ese claro referente? La distancia temporal hace que Macario juzgue toda su pasada trayectoria porque está en el exilio y tiene un trabajo como asesor literario de una editorial; esto le permite juzgar su existencia y su papel en la organización y cuestionarse si vale lapena realmente toda esta lucha, toda esta mortandad que ha provocado su actividad. Queda claro que el pasado marca ya claramente las decisiones futuras.
Sí, claro, claro. El pasado le marca muchísimo. Yo, en casi todas las novelas, sobre todo en las de género negro, introduzco un elemento clave que es la predeterminación, que algo que bascula sobre los personajes de mis novelas, que están predeterminados a acabar mal. Mi protagonista, en el fondo en el fondo, lo que está buscando es el castigo, la expiación por los hechos que ha protagonizado.
José Luis Muñoz, para el lector de LA CARAQUEÑA DEL MANI podría destacar dos momentos muy especiales de su novela.
Bueno. Hay algunos lectores que no acaban de comprender el tramo final.
Lo que sucede es que de eso no podemos hablar.
Claro, no se puede hablar. Pero los lectores se quedan muy parados por un par de palabras que son claves, una especie de vuelta de tuerca de la novela, que me gusta mucho como ha quedado, y además es que ese tramo final surgió así, de repente, sin estar pensándolo previamente. Se dice que una buena novela es la que atrapa al lector, pero no se tiene en cuenta que ésta, previamente, ha atrapado al autor. Cuando uno escribe, y ése es precisamente uno de los mejores momentos de esta profesión, es que uno no sabe adónde le va a llevar la historia que tiene entre manos, que ésta le arrastra a uno. De todas maneras hay un momento que a mí me gusta, porque es un momento que es real, exacto, y no es Macario sino que soy yo el que está allá, que es cuando el protagonista llega por primera vez a El Maní, y se queda petrificado al ver a la gente bailar, bailar de una forma que parece que esten haciendo otra cosa, y queda totalmente paralizado, se apoya en una columna del local, con un cuba libre en la mano, y se queda mirando a esa multitud que baila sin control, enfebrecida, los ritmos del Trópico.
Con este libro, con LA CARAQUEÑA DEL MANI, Jósé Luis Muñoz explica el comportamiento de sus personajes, sus contradiciones, cómo se pueden encontrar a si mismos. Usted ha lanzando unas cuantas pinceladas diciendo que los terroristas tambien son seres humanos, y en un momento determinado se cuestionan todo lo que han hecho y tienen dudas acerca de lo correcto de sus actuaciones. ¿Es cierto?
Sí, es cierto. Por el argumento la novela es una novela politica, aunque sin buscarlo. Si yo escribía una novela en la que el protagonista era un ex etarra y ambientada en Caracas resultaba claro que iba a ser una novela política forzosamente, y en la novela están presentes dos realidades políticas; por una parte la situacion del País Vasco, marcada por el terrorismo etarra, y por otra parte la Venezuela de Hugo Chávez. Dos realidades. E inevitablemente, claro, lo que uno hace, al escribir con un protagonista tan controvertido, lo que uno hace es ponerse en su piel y humanizarlo, humanizar al terrorista, porque al terrorista, cuando se le levanta la capucha, es un ser humano. El terrorista , y eso es curioso, es así, da un miedo horroroso cuando tú no sabes quién es, cuando es terrorista anónimo y abstracto. Me acuerdo cuando hace unos años, por desgracia, actuó en mi ciudad el comando Barcelona de ETA, que asesinó a Ernest Lluch, la sociedad catalana estaba conmocionada y acojonada porque no sabía quiénes eran los verdugos, cuántos eran, su aspecto, etc. Pero en un momento determinado un policía municipal detiene a estos terroristas, les ves la cara y te dices, pero si también estaban acojonados, si eran unos medio mierdas, y entonces ya no ves al terrorista con mayúsculas, abstracto, que realmente da miedo, sino a una persona, con cara, nombre y apellidos, y bueno, es una persona que ha cogido un camino equivocado y que quizá, dentro de unos años, se pregunte, pues bueno, ¿qué he hecho?, ¿qué locura he hecho? He hecho un mal, muchas veces irreparable, irremediable, y eso es más o menos lo que le ocurre a Macario, el personaje de mi novela, ésas son sus reflexiones.
Antes he dicho que el autor del libro pone cara y también espacio a cada uno de los elementos de LA CARAQUEÑA DEL MANI. ¿José Luis Muñoz no ideó ya el libro como una especie de guión cinematográfico? Es que tiene tantas imágenes y atrapa tanto al lector, está el espacio, el decorado. ¿Ve una próxima película?
Bueno, por supuesto el libro se puede trasladar directamente a la pantalla, sin hacer nada más. Esto me imagino que se debe a que a mí me gusta muchísimo el cine, mi formacón casi ha sico cinematográfica, de niño iba cuatro veces a la semana al cine, dirigí durante unos años un cine-club de Barcelona, y por esa razón puede ser que mi literatura tenga muchísimas imágenes, de siempre está llena de imágenes, de detalles muy precisos para que el lector se imagine lo que está leyendo, lo vea, lo olfatee, lo toque.
De momento nos quedamos con esta gran cantidad de imágenes que le proporciona al lector LA CARAQUEÑA DEL MANI, libro de José Luis Muñoz publicado por Algaida. José Luis Muñoz, ¿seguiremos teniendo nuevas novelas ambientadas en la historia actual y también con los ambientes de serie negra?
En realidad, y es curioso, pero casi todas mis novelas son novelas de serie negra, incluso las que no están enmarcadas dentro de ese género. Por ejemplo, LA PÉRDIDA DEL PARAÍSO, que era un tríptico sobre la llegada de los españoles a América, pues se convirtió, en realidad, en una crónica negra de lo que habían hecho los españoles. E incluso la novela con la que gané el premio La Sonrisa Vertical, PUBIS DE VELLO ROJO, pues también era una novela negra aunque estaba enmarcada dentro del género erótico. Curiosamente tengo una especie de fascinación literaria por la zona oscura del hombre, de ahí mi afición por la serie negra, y evidentemente supongo que mis próximas novelas irán por ese camino.
Muy bien, pues sólo nos queda decirles que disfruten de LA CARAQUEÑA DEL MANI, en donde econtrarán un extenso muestrario de acciones, pero también de reflexiones, de la mano de José Luis Muñoz. Enhorabuena por el premio, gracias por tener esta oportunidad de hablar de su literatura y de sus fuentes de inspiraciòn. Gracias y buenas noches.
Gracias a ustedes.

Si desea comprar LA CARAQUEÑA DEL MANÍ pinche aquí
http://www.negraycriminal.com/index.php?view=ficha&idl=5290

Comentarios