EL LARGO ADIÓS


ARTHUR C. CLARKE


Murió a los 90 años Arthur C. Clarke, uno de los iconos de la ciencia-ficción. Con una extensa obra a sus espaldas entre la que destacan numerosas novelas como Preludio al espacio (1951) Las arenas de Marte (1951), Islas en el cielo (1952) El fin de la infancia (1953) Claro de Tierra (1955) La ciudad y las estrellas (1956) En las profundidades (1957) Naufragio en el mar selenita (1961) Regreso a Titán (1975) Fuentes del paraíso (1979) Cánticos de la lejana tierra (1986) Venus Prime (1987) El espectro del Titanic (1990) El mundo es uno (1992) El martillo de Dios (1993), Clarke será sobre todo recordado por 2001, odisea del espacio, que vertió en imágenes Stanley Kubrick y es la película - catorce veces - que más he visto. El corazón de este cultivado aventurero de las letras, que luchó en la Segunda Guerra Mundial, fanático del submarinismo, se detuvo en Sri Lanka, adonde se había retirado desde hacía cincuenta años. Sobre él pesaba una sospecha de pederastía, nunca probada, de la que se hizo eco un diario sensacionalista británico.

Comentarios