FIRMA INVITADA

Con Juan Ramón Biedma, magnífico escritor negro gótico con una reconocida carrera literaria a sus espaldas, he coincidido varías veces en Gijón aunque no he conseguido tener una larga conversación con él, algo que espero suceda este año en una de esas maravillosas tertulias que se organizan en la terraza del Hotel Don Manuel en donde todos los autores de la Semana Negra acaban recalando. Con él compartí páginas en una antologia de género fantástico, LIBERTAD CONDICIONADA Y OTROS RELATOS que publicó AJEC. Su relato se llamaba SIETE REVUELTAS, y el mío, LA MUJER IGNEA que ya di en este blog. A través de este blog ha crecido nuestra amistad. Amablemente me envía un maravilloso relato para que todos podamos disfrutarlo.

ESCASAS MUESTRAS DE VIDA
© Juan Ramón Biedma


Aunque hace tiempo ya que se ha acostado, el padre Full está completamente despierto cuando suena el teléfono. Inmediatamente reconoce la voz de Antonio. Un tipo del que sólo sabe el nombre de pila porque en la clase de negocios en los que han colaborado es preferible hacer pocas preguntas y olvidarlas lo antes posible. Esta vez es tan escueto como siempre: dice que necesita al cura para que celebre un matrimonio y para que lo haga urgentemente. Full le advierte de la dudosa validez canónica y de la falta de efectividad civil que puede tener un enlace en determinadas circunstancias, pero el otro no le deja acabar, replicando que lo único que necesitan es que se lleve a cabo el sacramento.
El resto de la conversación no importa. Mientras se viste, el sacerdote sólo piensa en el dinero que hay para él si llega a la dirección que le han dado en pocos minutos. De todas formas, aún no había logrado dormirse... y sospecha que, después de este asunto, le va a ser completamente imposible conciliar el sueño.
De madrugada, y en un laberíntico barrio suburbial, el padre Full tarda más de lo previsto en encontrar el domicilio que le han indicado.
Antonio lo espera silencioso y enfadado en el portal. Tiene unos cincuenta años y lleva una cazadora de cuero abierta que deja ver parte de la empuñadura de una navaja automática asomando por la cerillera del pantalón. Suben por las escaleras hasta la quinta planta y entran en un piso decorado humildemente a la moda de quince años atrás y con la apariencia de no haber sido limpiado desde entonces. Los ocupantes están en la habitación del fondo. El hombre tendido en la cama parece una versión envejecida, agonizante, de Antonio; con la piel amarilla, los ojos cerrados y una mascarilla de oxígeno conectada a una bombona de la pared. Separada por una mesita de noche repleta de fármacos pero aferrando firmemente una mano del enfermo, está la novia. Sentada en una silla. Con menos de veinte años. Mirando al suelo. Le falta un brazo a la altura del hombro, tiene el aspecto de ser casi demasiado frágil y está claramente embarazada.
Antonio le entrega un sobre con el dinero al cura, le ordena que sea breve y se marcha de la casa. Así que hay que comenzar a hablar: “Matrimonio es la unión del marido y de la mujer en la comunidad de toda la vida y en la comunidad del Derecho divino y humano... “

Cuando termina la ceremonia, el padre Full sale de la habitación sin despedidas. Se detiene a encender un cigarro en el salón, y entonces repara en el retrato colocado sobre el aparador. Se trata de una foto familiar con diez o quince años de antigüedad en la que se puede ver, además de una mujer de mediana edad que mira displicentemente al objetivo, al hombre que acaba de dejar tendido en la cama, más joven y menos enfermo, ensimismado con una chiquilla sentada en su regazo. Una chiquilla tan frágil como en la actualidad y a la que ya le faltaba un brazo a la altura del hombro.
Hace frío allí y el sacerdote se decide a abandonar el piso para que los nuevos esposos disfruten de la noche de bodas.

Juan Ramón Biedma nace en Sevilla, estudia Derecho, y durante años simultanea su actividad en la gestión de emergencias con la de locutor de radio, guionista, crítico musical y cinematográfico; actualmente colabora en diversas publicaciones y páginas webs.

Su primera novela El manuscrito de Dios fue designada Mención Especial del Jurado en el II Premio de Novela fallado en la Semana Negra de Gijón del 2004 y finalista del Premio Memorial Silverio Cañada; la obra ha sido reeditada continuamente desde su publicación. Con su segunda obra, El espejo del monstruo, inicia una serie de novelas por entregas protagonizadas por el abogado Set Santiago, que interrumpe para presentar El imán y la brújula, una intriga histórico-criminal ambientada en la España de 1926. El manuscrito de Dios resulta finalista en el premio "Memorial Silverio Cañada" a la mejor primera novela negra escrita en español durante el año 2005 convocado por la Semana Negra de Gijón. Su obra ha sido traducida al griego, portugués y alemán.En la actualidad, finaliza la corrección de El efecto Transilvania, una novela de fantasía callejera para adultos mayores de 14 años, que será publicada en abril del 2008 por Rocaeditorial.


Libros publicados

El manuscrito de Dios (Ediciones B, 2005)

El espejo del monstruo (Ediciones B, 2006)
El imán y la brújula (Ediciones B, 2007)
La ciudad observatorio (Ediciones B, 2008)

Comentarios