EL LARGO ADIÓS

RAFAEL AZCONA
Se fue discretamente Rafael Azcona, el guionista al que sin duda el cine español le debe muchos de sus éxitos. Su nombre va ligado, indefectiblemente, al de Luis García Berlanga y con él hizo algunas de sus obras maestras: EL VERDUGO, sin ir más lejos. Con un soberbio oído para el diálogo y una capacidad infinita para crear personajes de carne y hueso, Azcona, de quien se ha dicho formaba pareja de éxito con el director valenciano, trabajó con Marco Ferreri, Carlos Saura, José Luis Cuerda y Fernando Trueba, entre otros. Los muchos Goyas que consiguió, a lo largo de su carrera - hasta cinco - no le hicieron cambiar de vida ni de hábitos. ¡Quién no se ha reído con sus hilarantes diálogos o quién no ha sentido el amargo pullazo de su humor vitriólico! -. Sin él, el cine español se queda huérfano y seguro que ya no volverá a ser el de antes.

RICHARD WIDMARK
Aquel malo malisimo que tiraba a un parapléjico por las escaleras en EL BESO DE LA MUERTE de Henry Hathaway consiguió convertirse en héroe de muchos filmes negros - PÁNICO EN LAS CALLES, LA BRIGADA HOMICIDA -y westerns - EL ALAMO, EL HOMBRE DE LAS PISTOLAS DE ORO, DOS CABALGAN JUNTOS, EL GRAN COMBATE, LA CONQUISTA DEL OESTE - gracias a que era un chico rubio, de ojos azules y bastante bien parecido. Nunca brilló excesivamente en sus papeles, pero siempre fue un intérprete sólido que imprimía verismo a los personajes que encarnaba. Con él muere uno de mis referentes de las sesiones dobles de mis cines de barrio que marcaron mi infancia y adolescencia y ya no existen: Delicias, Máximo, Rovira, Roxy, Principal Palacio, Moderno... Prácticamente ya no nos queda nadie.

Comentarios