EL CUADRO

*****LA VENUS DE LUCAS CRANACH
Esta Venus de Lucas Cranach, tan poco sensual y estimulante en nuestros días - ¡Ay lo que cambian los cánones de belleza a lo largo de los siglos! - se ha hecho un poco más famosa de lo que era a causa de haber sido retirado su cartel de las estaciones del metro londinense para no ofender a los millones de usuarios del mismo. Esa empresa, así como la agencia encargada de la publicidad, parecen haber seguido al pie de la letra una directriz según la cual la publicidad en ese medio de transporte no debe ofrecer una representación sexualmente explícita de hombres, mujeres o niños "ni exhibir figuras desnudas o semidesnudas" en ese contexto.
Se pregunta uno quién puede sentirse ofendido por esta Venus delgada, con mermados atributos femeninos, la piel pálida, como la de un cadáver, y el rostro hierático. Quizá lo más destacado de ella, lo que provoca en contraposición a su desnudez, sea esa gargantilla que abraza su cuello, el collar que cuelga entre sus diminutos pechos, o ese velo transparente que, con coqueteria, agita a su espalda.
La exposición de Cranach el Viejo, uno de los grandes maestros alemanes junto a Durero y Holbein, además de amigo del reformador Martín Lutero, estará abierta al público del 8 de marzo al 8 de junio en el en la Royal Academy of Arts, que eso es lo importante.

Comentarios